Twitter icon
Facebook icon

COMUNICADO DE LA DIRECCIÓN EJECUTIVA DEL HCANK

En relación al caso del paciente Abellaneda Fabián, que ha tomado recientemente estado público, la Dirección Ejecutiva del Hospital Regional Cuenca Alta Néstor Kirchner considera necesario dar a conocer que se ha tomado la decisión de iniciar las actuaciones administrativas correspondientes, a los fines de asumir o deslindar responsabilidades del personal profesional o no profesional respecto al protocolo de información a la familia sobre el resultado del testeo de COVID-19 realizado al paciente.
Asimismo, nos ponemos a disposición de la familia y lamentamos cualquier perjuicio que pueda haberles ocasionado esta situación, pidiendo además sepan comprender que no existe ningún tipo de mala voluntad y que todos los días el personal de Salud se enfrenta a situaciones hasta ahora desconocidas, ofreciendo su mayor esfuerzo en el marco de una pandemia inédita.
En este caso puntual, vale hacer algunas aclaraciones:
El paciente ingresó el día 6 de julio, derivado desde el Hospital Marzetti con un cuadro clínico respiratorio, y fue internado en Terapia Intermedia y medicado acorde a una patología presuntiva; procediendo además al hisopado según el protocolo del Ministerio de Salud de la Nación por COVID-19.
El paciente falleció el día 8 de julio y el resultado del test remitido el día 9 de julio, cuando ya el cuerpo había sido entregado a los deudos conforme a las normativas del Protocolo de manejo de cadáveres en pandemia de COVID-19.
Respecto a esto último, consideramos importante dejar en claro que este Hospital ni ninguna otra institución de Salud tiene injerencia sobre las decisiones de los deudos respecto de la disposición final de los restos mortales de sus familiares.
Si bien el personal que realiza el traslado así como la casa funeraria deben ser informados sobre el carácter sospechoso o confirmado de un óbito con COVID-19, el procedimiento de disposición final puede realizarse en cuatro destinos (conservación, inhumación, cremación o traslado al extranjero) conforme a los ritos religiosos, costumbres o disposiciones judiciales emanadas de la autoridad competente.
En el caso de la inhumación, si bien debe cumplirse con algunas normas específicas de aislamiento y procedimientos de bioseguridad, no se encuentra prohibida.
Más allá de estas aclaraciones, reiteramos que es nuestra intención poder conocer la naturaleza de los sucesos a fin de deslindar responsabilidades, y brindarle a la familia la respuesta que merece.