Twitter icon
Facebook icon

Día Internacional de la Retinopatía del Prematuro

“La retinopatía del prematuro es una patología frecuente en bebes pre término, cuanto más pequeños en edad gestacional más posibilidades de padecerla, que puede producir lesiones graves si no se realiza el diagnóstico oportuno”, destacó la doctora María José Arrúa, jefa del servicio de Neonatología del Hospital Cuenca Alta "Néstor Kirchner", con motivo del día internacional de la enfermedad.

Precisamente fue el 8 de agosto del 2013, cuando se celebró la primera reunión de la Sociedad Panamericana de Retinopatía del Prematuro, entidad multidisciplinaria que estableció ese día para conmemorar las acciones destinadas a su detección y tratamiento.

Pocas secuelas de la prematurez tienen un impacto tan serio y duradero como la baja visión o la ceguera causadas por la Retinopatía del Prematuro (ROP). Esta patología, prevenible en su mayor parte, se ha presentado en Argentina con muy elevada frecuencia en los últimos 20 años.

Se caracteriza por la formación de vasos anormales que están más expuestos a generar rotura y hemorragia, que luego cicatriza con retracciones que generan el tan temido desprendimiento de retina con la grave consecuencia de ceguera posterior. Es la principal causa de ceguera en la infancia, tanto en países desarrollados como en vías de desarrollo.

Arrúa subrayó la tarea en equipo realizada por médicos y enfermeros, “con una atención especializada y responsable sobre cada uno de nuestros pacientes, y en particular la labor de la oftalmóloga Alejandra Holze, quien realiza un control exhaustivo de cada bebé para lograr una detección temprana de la enfermedad, diagnóstico que permite iniciar el tratamiento en el momento oportuno”.